La Comida en el calendario.


Hay días, en los que la COMIDA no es importante, pero la complejidad de la receta, o la formula de preparación que solo el cocinero de turno cree que sabe, sirven para entusiasmar a los comensales, y generar en los mismos un estado de ansiedad que solo en días festivos se puede prolongar lo suficiente para que el individuo lo asocie con el número que indica el calendario, y es en ese momento en donde muchos, traicionados por el subconsciente, le adjudican el menú al día festivo, negando de esa manera la verdadera razón de ser de la mismísima comida, que es en este caso la compañía del momento, la variedad en el grupo, que con sus integrantes, como ingredientes en una receta milenaria, se van sazonando y cociendo todos juntos, lentamente hasta el preciso momento de la COMIDA.


Jano


1 comentario:

Nicolás dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.